El Exprimidor / 40 entradas / categorias / 56 comentarios / feed / comentarios feed

Redarquía: la muerte de la jerarquía (1ª parte)

 

Estamos, en la era de la conversación, empresas y personas tienen relaciones cada vez más complejas y con más información, usando infinidad de herramientas, interconectadas 24 horas al día y consiguiendo cada vez, mejores resultados y más transparencia con el máximo de participación.

Las personas queremos participar,  que se nos escuche,  estamos dispuestos a colaborar y todo esto se enfrenta a una estructura y unos modelos completamente contrarios.

“Cuanto más poder le des a un solo individuo frente a la complejidad y la incertidumbre, más probable será que tome malas decisiones. Como consecuencia, hoy en día hay muy buenas razones para que las empresas traten de pensar más allá de la jerarquía” .  James Surowiecki – Wisdom of Crowds

La jerarquía actual no tiene formulas para que sus empleados piensen y participen, las asociaciones no quieren que las personas asociadas,  tomen las riendas de la gestión y participen en el día a día de la organización, la política quiere hacer como que escucha a la ciudadanía,  pero no sabe que hacer con toda esta gente, que con una energía imparable, se les echan encima de la noche a la mañana intentando ocupar su espacio.

El modelo jerárquico ha muerto ¡Viva la redarquía! ¡Viva la era de la colaboración!

Esta claro cual es el camino y que tengamos miedo a perder control y es licito, llevamos siglos con este modelo pero tendremos que reinventarnos, no nos queda otra, las empresas y las organizaciones que lo entiendan antes serán las primeras en dar y por ello darán mas fuerte. Ahora la cuestión es ¿cómo lo haremos? ¿qué estructura tenemos que tener?

Jerarquía (según Wikipedia) es el orden de los elementos que divide su serie según su valor.  En una determinada sociedad, es el orden de los elementos existentes, ya sean políticos, sociales, económicos u otros.

Esta forma de organización esta basada en un sistema que establece relaciones de poder y subordinados de arriba hacia abajo, la redaquía invierte los factores estableciendo un nuevo orden de abajo hacia arriba,  generando una gestión colaborativa.

Cambiamos relaciones unidireccionales en las que una persona o un grupo de ellas se relacionan desde el poder que le ofrece su estatus de superioridad, hacia una relación multidireccional en las que los actores se relacionan desde la colaboración, participación y sobre todo desde la igualdad generando un infinito valor. Aquí no existen los castigos o los incentivos, pero sí debe de existir un reconocimiento de las personan que colaboran y que estas se sientan parte importante de las soluciones, solo con una estructura abierta conseguiremos continuar en un mercado cada vez mas difícil y ser cada vez más la suma de talentos ;)

1 Comentario

  1. Carlos — 2 abril 2011 #

    Al leer el post me he acordado que Punset comentó este tema en uno de sus capítulos, en el que decía que en un enjambre de hormigas o abejas, no existe organización jerárquica e increíblemente les va bien, así que podríamos aprender de ellas. :)

    http://www.redesparalaciencia.com/1320/redes/2009/redes41-aprender-de-los-robots

Comentarios cerrados.

Additional comments powered by BackType